...

Nada se compara a la experiencia de traer al mundo un nuevo ser, y al instante quedas maravillado con su perfección.
Aunque todo cambie tan rápido, siempre podrás recordar cada detalle de este momento de una manera única, ya que pasaremos casi cuatro horas tratando de brindarle a tu bebé la comodidad necesaria en una habitación con temperatura controlada, y buscaremos mantenerlo en sueño profundo para poder realizar diferentes poses apoyándonos en diferentes tipos de accesorios.
Cada bebé es muy diferente, pero en general el momento ideal para este tipo de sesiones es a partir de que cumpla una semana de nacido y antes de que cumpla dos ya que, al no ser tan sensible al tacto u otros estímulos aún, será más fácil que permanezca en sueño profundo.